Sangre Caliente - Alameda




Mi caballo se desboca
y corre sin detenerse,
y corre sin detenerse.

Fuimos desde la colina
hasta el río para verte,
hasta el río para verte.

Alrededor de la orilla
los juncos sueñan ausentes,
mientras dibujan tu cara
en sus aguas transparentes.

Su cuerpo quedó desnudo
y se unieron nuestras mentes.
Entre retamas y olivos,
surcos de sangre caliente.

Mi alegría por tu llanto
quisiera cambiar
y mis sueños por tu libertad.

Yo te quisiera tener
entre mi pecho y mis brazos,
entre mi pecho y mis brazos.

Darte toda mi ternura
y un velo de besos blancos,
y un velo de besos blancos.


Mi alegría por tu llanto
quisiera cambiar
y mis sueños por tu libertad.

Alameda

No hay comentarios:

Publicar un comentario